5 lecciones sobre innovación que aprendí con Loquillo en Innova Bilbao 2016

Loquillo me volvía loca cuando era una jovencilla, allá por la década de los 80 y los 90, pero nunca había asociado su figura con la innovación, ni tampoco con la comunicación digital. Así que cuando vi que abriría el elenco de ponentes de Innova Bilbao 2016, me sorprendió (muy gratamente, por cierto, ya he confesado mi devoción juvenil por él), y me picó la curiosidad.

¿Qué pinta Loquillo en un evento sobre innovación y negocio digital? Pues, a juzgar por su intervención, mucho, porque regaló a la audiencia cinco frases (fueron más, pero tenía que elegir) que son auténticas lecciones sobre innovación y creatividad.

innova bilbao 2016

“Me reinvento porque me aburro, no porque quede bien en los titulares”

El tedio es una fuente inagotable de innovación y creatividad. Y en estos tiempos en que se nos exige productividad y conectividad casi permanente, aburrirse es casi un lujo. Tratamos de evitar el tedio, cuando la creatividad y la innovación necesitan del aburrimiento. Peter Toohey, profesor de la Universidad de Calgary (Canadá), considera este estado como “la antesala de la creatividad”. Nos ayuda a crear, y como le ocurre a Loquillo, a reinventarnos.

«Boredom is, in the Darwinian sense, an adaptive emotion. Its purpose, that is, may be designed to help one flourish»Peter Toohey

“Soy un gestor de talentos”

En una entrevista publicada por el periódico El Correo a raíz de la participación del roquero en Innova Bilbao 2016, Loquillo explicó su fórmula de trabajar:

“Me gusta aprender, porque en ello va implícito un afán de superación, y aprovechar el talento de quienes me rodean. Soy un vampiro del siglo XXI (risas)”

“Hay que matar los egos. El baloncesto es un deporte individual que se juega en equipo, no al revés. De eso se trata. Si gestionas esos talentos y esos dones individuales en beneficio de una idea, la cosa funciona, respetando siempre la idiosincrasia de cada uno y dándole los minutos de juego que necesita”

Esta declaración de principios, que repitió sobre el escenario, me recordó un post publicado en el blog de Repensadores sobre la necesidad de rodearse de otras personas creativas y de crear ecosistemas. Aunque no hay muchos estudios sobre las relaciones entre gestión del talento e innovación, lo cierto es que van indisolublemente unidas. Sonará a tópico, pero de nada sirve innovar en tecnología, en estructura y procedimientos, si no logramos que las personas verdaderamente crean y se impliquen en el cambio, y que quien esté al frente sepa sacar lo mejor de su equipo.

«El talento es la capacidad de escuchar a tu audiencia”

Ya estés en la música, emprendiendo en una startup o liderando un proyecto de innovación, la conexión con la audiencia será lo que determine tu supervivencia. Y el vínculo vendrá de la escucha activa y también de la observación, como ha dicho recientemente el vicepresidente y director de Marketing de Coca-Cola, Marcos de Quinto: «Al consumidor no hay que escucharlo, es más importante observarlo, porque la boca miente, pero los hechos, no». Y escuchar a tu audiencia, a tu público, a tus clientes implica monitorización en las redes sociales y también aplicar herramientas como el design thinking.

“El equilibrio consiste en jugar con la experiencia y tener la fuerza y las ganas de la juventud”

Millenials, baby boomers, generación X, generación Z y así hasta 15 tipos de grupos de edad en una diversidad demográfica sin precedentes. Todos juntos en el mismo barco. Así es como estamos en las organizaciones. Y eso implica gestionar diversos puntos de vista, estilos, motivaciones e idiosincrasias para que la cosa funcione. Y si lo hace, puede ser una gran oportunidad para las empresas que sepan verlo. Porque la diversidad significa otra forma de pensar y favorece la capacidad de encontrar soluciones innovadores a los problemas ¿Creamos un departamento de I & D (innovación y diversidad)? No olvidemos tampoco que diversidad es también reunir diferentes culturas, sexos, religión, ideas…

“Soy urbanita, me gusta estar en el centro de la ciudad”

Conviene contextualizar la frase y explicar que Loquillo, como creador, prefiere estar donde ocurren las cosas, y las ciudades se han ido convirtiendo en el epicentro de la actividad creativa e innovadora. No todas ni de igual manera, eso sí. La innovación requiere sitios donde reunirse para intercambiar ideas, compartir proyectos, o embarcarse en una aventura común. Y las ciudades suelen proveer ese territorio mejor que otros entornos más aislados.

“Encontramos nuestro hueco”

En Innova Bilbao 2016, Loquillo recordó sus comienzos, allá por los 80, cuando se colaron en la escena musical en medio de una legión de cantantes melódicos que inundaban programas como “Aplauso”. “Encontramos nuestro hueco”, explicó. La estrategia de nicho pasa por especializarse en prestar servicio a nichos del mercado, esos a los que los competidores más grandes suelen pasar por alto. Quienes apuestan por esta vía no dedican tantos recursos a I+D, pero sí a obtener información sobre el entorno. Desconozco si Loquillo y su banda de entonces hacían I+D, pero sí tengo claro que identificaron un nicho de españoles que estaban infraservidos, es decir, que estaban deseando que alguien les ofreciera algo bien distinto a lo que encontraban en «Aplauso».

Cierro el post con un tuit de @pixelillo que resume también mi opinión sobre el viejo roquero.

Ilustración: elaboración propia a partir de Flickr / Alberto Cabello distribuida con licencia Creative Commons BY-SA 2.0. ¡Gracias, @pixelillo)!

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedInEmail this to someone
mm

Violeta González Bermúdez

Periodista especializa en innovación y tendencias, con más de 20 años de experiencia en comunicación. Fundadora de Ultravioleta, una social media boutique. ¿Quieres trabajar conmigo? Mira las soluciones que ofrezco.

Más posts - ultravioletadigital.es

TwitterFacebookLinkedInInstagramGoogle Plus

Comenta:

No publicaremos tu email. Campos obligatorios *